Inicio » 2019 » Febrero » 25

Como cada año en nuestra Unidad Pastoral queremos poner a disposición de todos la información referida a la economía. En estos días estarán disponibles en cada iglesia las hojas impresas con el resumen de las cuentas correspondiente al año 2018. Además, todos los documentos se pueden consultar en formato digital aquí, en nuestra página web, en el apartado Colabora (El botón de acceso rápido está a la derecha de este mensaje, o abajo del todo si se accede desde dispositivos móviles). El uso de los medios digitales supone una reducción importante de los gastos de papel y de la impresión. Con el motivo de la publicación de las cuentas, nuestros párrocos nos dirigen este mensaje.

“Porque conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo,
que siendo rico, sin embargo por amor a vosotros se hizo pobre,
para que vosotros por medio de su pobreza llegarais a ser ricos” (2 Corintios 8,9).

 

La idea de la casa y de la familia es la que mejor nos puede ayudar a entender lo que somos.

La parroquia es justamente eso: una familia. Una familia no exactamente en una casa, porque su casa es el barrio, el mundo, la calle, las casas y los locales comerciales, las plazas y las avenidas, las casas bajas y los edificios de varias plantas. Pero una familia que también tiene una casa en donde se reúne para comer (la Eucaristía y los demás sacramentos y celebraciones y encuentros de oración), para disfrutar de sus tesoros (catequesis de niños, adolescentes, jóvenes, adultos, Biblia, grupos de adultos, de coro, de liturgia, de Fe y Arte, comunidad de Fe y Luz…), en donde piensa en cómo ayudar a los demás (Cáritas, pastoral de la salud…).Y esa casa hay que tenerla limpia, esa casa hay que mantenerla con unos servicios básicos (calefacción, electricidad, agua…), esa casa necesita unas reformas y arreglos, porque el paso de los años y los fríos, los hielos, las lluvias y el sol van produciendo daños estructurales en tejados y muros. Los cuadros, retablos, esculturas, puertas, rejas necesitan también actuaciones para mantener su belleza y su funcionalidad. Esta casa hay que tenerla abierta, porque muchas gentes andan buscando un rinconcito para rezar en paz en medio del ajetreo de la vida, muchos turistas buscan belleza y esa belleza los lleva a Dios, o puede llenarles el corazón de preguntas. Y tener abierto, significa tener dada la luz, tener una persona a cargo y cuidado de las cosas y hacer el servicio de guía para que la gente disfrute más la experiencia y no se encuentre con la “puerta en las narices”.

Asómate desde estas claves a las cuentas parroquiales. Mira desde ahí los gastos. No te pongas la “lupa del economista”, sino las “gafas del miembro de familia” que sabe que tener a punto su casa conlleva siempre gastos, inversiones y derramas. Y a veces hay que pedir ayuda a la “casa madre” (la administración diocesana) o a la casa de al lado (las parroquias con las que hacemos juntos este camino en la Unidad Pastoral). Otras veces es a la inversa: somos nosotros los que tenemos que ayudar. Casi siempre hay las dos cosas.

Te agradecemos mucho que además mires el apartado de los “ingresos” y te admires de la enorme generosidad de los miembros de esta familia para sacar adelante la casa y los objetivos de la misma. Y deja que toda la parroquia te mire a la cara y te diga GRACIAS. Gracias porque aportas mucho. Gracias porque eres responsable y corresponsable con la casa común. Gracias porque sabemos del enorme esfuerzo que haces para hacer tu cuota, dar tu donativo, echar en el cepillo cada domingo. Sólo Dios sabe el esfuerzo que estás haciendo.

 

Click aquí para consultar las cuentas online.

 

Nota muy importante: Quien necesite alguna aclaración o desee contrastar algún dato de estas cuentas: revisar facturas, preguntar conceptos, cotejar los datos con los números y facturas reales… está en su derecho de hacerlo. La economía parroquial es la economía de nuestra propia familia y por tanto, es un derecho de todos estar puntualmente informados de lo que cada cual considere. Así mismo es una obligación del Consejo Parroquial de Economía y de los párrocos, trabajar -también en este terreno- con absoluta transparencia y claridad.

Vistas: 108 | Agregado por: unidadpastoralad | Fecha: 2019-02-25 | Comentarios (0)