Bienvenido a la web de la Unidad Pastoral del Centro Histórico de Salamanca


Somos la unidad de las parroquias San Martín - San Julián, La Purísima y San Sebastián.

Horario de Misas actualizado

Síguenos en las redes sociales para no perderte las noticias más recientes: Facebook, Twitter, Instagram


Las lecturas de hoy son: Hechos 1, 1-11;Efesios 1, 17-23; o bien 4,1-13; o bien 4, 1-7 11-13; Evangelio según san Marcos 16, 15-20;

En general no es bueno cargarse tradiciones consolidadas, lo digo por aquello de “tres jueves hay en el año que relumbran más que el Sol…” , pero sea jueves o domingo, es lo cierto que en la memoria más próxima a los hechos, la de Marcos, Jesús resucitado no es un fantasma, ni un holograma celeste, tampoco un avatar; Jesús no es un espíritu, sino Dios y hombre verdadero. De otra manera no habría podido comer con sus discípulos, ni siquiera un simple trozo de pez asado.

Dicho lo cual me voy a permitir hacer una rima para captar la ironía de la Palabra de Dios: ¡Galileos! ¿Qué hacéis ahí “pasmaos” mirando al cielo? “Plantados” dice moderadamente la versión litúrgica. Quizá es que no acababan de creerse lo que estaban viendo: que la humanidad de Jesús, que es la nuestra, iba a “sentarse a la derecha de Dios”. O sea, que las cosas del Espíritu no van por donde dicen las espiritualidades de moda, sino que el Espíritu, enviado por Jesús, habita en nuestra carne como si estuviera en casa, porque lo está, y tira de nuestra carne “hacia arriba”.

Dios es amor, dice San Juan y así lo experimentamos los creyentes. Pero en Jesús el Amor se ha encarnado, carne de nuestra carne, para que nosotros, los discípulos de Jesús, encarnemos el amor de Dios en nuestro corazón y en nuestro almario, en nuestra familia, en la sociedad, en los debates de la carnicería o la barra del bar, y sobre todo con los más pobres, más solos, más frágiles, porque si nuestra humanidad ha llegado con Cristo hasta la altura del Padre, podemos y debemos vivir con esperanza y confiar en el poder transformador del Espíritu de Jesús, que puede cambiarme, cambiar la Iglesia, humanizar la sociedad y dar plenitud al mundo, obra maravillosa de Dios.

Antonio Matilla, párroco

Categoría: Reflexión semanal | Vistas: 14 | Agregado por: AdminUPCH | Fecha: Ayer | Comentarios (0)

Categoría: Tiempo de Pascua | Vistas: 4 | Agregado por: AdminUPCH | Fecha: 2021-05-15 | Comentarios (0)

Las lecturas de hoy son: Hechos 10, 25-26, 34-35, 44-48;1 Juan 4, 7-10; Evangelio según san Juan 15, 9-17;

Me voy a meter en un jardín. Disculpen de antemano la falta de rigor y las posibles inexactitudes de mi ejemplo:

1.- Todos conocemos las bondades de los alimentos ultra-congelados. Pueden permanecer prácticamente inalterables durante mucho tiempo y ser consumidos con tan sólo un sencillo proceso de descongelación. Pero, sin embargo, mucha gente prefiere el alimento “fresco”. Hasta en el precio se nota la diferencia de calidad. Dicen que son más ricos, que tienen más proteínas, que al congelar, aunque sea poco, pierde propiedades.

2.- Puede parecer una frivolidad, pero los cristianos corremos el riesgo de meter en el congelador del corazón todos estos mensajes que vamos escuchando una y otra vez a través del año litúrgico. Y en cada liturgia es como si le diéramos un golpe de microondas y los consumimos. Y al consumirlos mediante este proceso, olvidamos todo su aroma, todo su sabor, toda la potencia de sus propiedades. Corremos el riesgo de acostumbrarnos a escuchar todas estas frases y que no se nos conmueva y se nos estremezca nuestro corazón. Por eso, nos invitamos hoy, en esta liturgia, ayudados por esta Palabra de Dios, a acoger esta Palabra como si fuera la primera vez que la escuchamos, como si fuera, porque lo es, Palabra fresca, dicha hoy para mí, con toda su hondura, con toda su actualidad, con todo el vigor para mi vida.

3.- Y desde ahí, acogemos, por ejemplo el Evangelio:

• Comienza con una frase descomunal “Como el Padre me ha amado, así os he amado yo” Y podemos comenzar preguntándole a Jesús: ¿Cómo te ha amado tu Padre?, ¿Cómo le has conmovido el corazón desde antes de la creación del mundo, hasta tu Gloriosa Resurrección? Es algo que se nos escapa, que no tenemos capacidad para poder comprender, pero el caso es que el Evangelista lo suelta así de golpe: “Así os he amado yo”. Sólo con esta experiencia, podíamos pasar el resto de nuestra vida, felices y gozosos. No hace falta más: sentirnos amados de una manera tan desmesurada, tan honda, tan divina.

... Leer más »

Categoría: Reflexión semanal | Vistas: 42 | Agregado por: AdminUPCH | Fecha: 2021-05-09 | Comentarios (0)

Primera lectura Hechos 9:26-31;

Los cristianos de Jerusalén, escarmentados, no se fían de Pablo, que hasta hace poco les había perseguido. Pero el Espíritu Santo actúa por medio de la bondad de Bernabé y del arrepentimiento de Pablo y los cristianos vuelven a fiarse. La prudencia no es incompatible con la fe y, ante la oposición de los griegos, la comunidad envía a Pablo a su casa, a Tarso. Tiempo tendrá de volver y de evangelizar todo el Oriente.

Segunda lectura: 1 Juan 3:18-24;

Mientras tanto, el Amor de Dios, savia que mueve el corazón de la comunidad, se hace práctico y llega a todos los hermanos y a los pobres. Porque el amor de Dios no es filantropía, no es amor genérico a la Humanidad, sino al prójimo más próximo, al pobre, al enemigo, porque Dios manda la lluvia fina de su Palabra, Cristo, para todos, para cada uno, para mí. También para los malienses amenazados de deportación.

Evangelio según san Juan 15:1-8;

El amor de Dios, circulando como savia desde la cepa, Jesús, da fruto también en la comunidad, en los discípulos que están unidos a Jesús. Del fruto que demos los que formamos el Nuevo Israel, la Iglesia, comerán los desvalidos hasta saciarse, hemos rezado en el Salmo. Nuestras raíces puestas en Jesús darán el mejor fruto; cuanto más nos dejamos modelar por el Evangelio, más unimos el amor a Dios y a los demás. Porque durante este tiempo pascual no se trata solo de contemplar a Cristo resucitado, sino de vivir también nosotros como resucitados en Cristo.

Y hablando de contemplar: caigamos en la cuenta de que las madres han dejado circular por sus venas el amor, sin descanso, incluso dormidas. ¡Feliz día de la Madre!

Antonio Matilla, párroco

Categoría: Reflexión semanal | Vistas: 72 | Agregado por: AdminUPCH | Fecha: 2021-05-02 | Comentarios (0)

1 2 3 ... 44 45 »