Inicio » 2020 » Marzo » 29

Reflexión de Macu Hernández

 

En estas horas de tanta noche, donde nos asedian sombras llenas de incertudumbre, donde el miedo nos amenaza con estrujarnos el corazón y las entrañas, viene la Palabra como un rayo en la tiniebla, llenando la oscuridad con la Luz que solo puede venir del Señor. Las tres lecturas nos invitan a esperar en el Señor. ¡La Vida triunfará! Y una vez mas volveremos a dar gloria a Dios porque nos ha salvado. “ Os restableceré en vuestra tierra, y comprenderéis que yo, el Señor, lo digo y lo hago” Con ternura, nos vuelve a llamar “pueblo mío”...

Como Marta, también hoy yo le digo, si hubieras estado aquí, no habria pasado todo esto...Como Marta, lloramos y nos echamos a sus pies, preguntándole porqué no ha venido antes, ¿Donde estás, Señor? Mira que tus amigos están sufriendo. Mira que tu pueblo gime. ¿Donde estás, Señor mío? Jesús se estremece con nuestro sufrimiento, nuestro Dios se ha hecho hombre para seguir compartiendo con nosotros.

Y hoy nos vuelve a preguntar: Yo soy la Resurrección y la Vida... ¿Crees esto? Si, Señor, en Ti confío. Ya apuntan los primeros rayos del alba. Y después de esta noche, nos espera la Luz de la Pascua, el paso a la Vida. Tu Luz rompe toda oscuridad. En el medio de la noche, de esta cuaresma tan especial, espero en el Señor. Sé Señor que sacarás mucha Vida de todo esto, y pronto nuestros ojos contemplarán tu gloria. Ya está la Pascua cerca. Esperemos en el Señor. No estamos solos. El Amor del Resucitado sigue entre nosotros.

Categoría: Reflexión semanal | Vistas: 209 | Agregado por: AdminUPCH | Fecha: 2020-03-29 | Comentarios (0)