Inicio » 2020 » Mayo » 17 » Sexto Domingo de Pascua. Pascua del enfermo.
9:00 AM
Sexto Domingo de Pascua. Pascua del enfermo.

Reflexión por Hna. María José Mariño CM

 

Seguimos el camino de la Pascua, ya vislumbrando la llegada del Espíritu. Eso significa que sí, que se acerca un momento de despedida. Esta palabra tiene en la actualidad nuevas resonancias. Ya no está en la imaginación o en la vivencia de personas individuales. Como sociedad y como Iglesia, estamos viviendo de cerca muchas despedidas. Despedimos personas queridas y otras desconocidas que son, de alguna manera, también nuestras en este tiempo de pandemia. Despedimos seguridades y tesoros de lo cotidiano en los que, con frecuencia, ni siquiera hemos reparado. Ahora, en la liturgia vamos “despidiendo” al Resucitado para acoger su Espíritu en Pentecostés.

Sí, cuando se quiebran certezas y estabilidades, resuena con más vigor la palabra de Jesús: “no os dejaré huérfanos… me veréis y viviréis”. La despedida es también una promesa, la promesa de la cual vivimos como Iglesia: vivimos en Él. Este domingo se nos invita a entrar más hondamente en ese misterio de intimidad que llamamos comunión, la vida del Dios Trinidad que nos abraza en el Resucitado. Este es el secreto de nuestra alegría y nuestra esperanza. Por eso, en un tiempo de sufrimiento inesperado y profundo, necesitamos dejar que el corazón se nos llene de esta presencia amorosa. Solo Él puede darnos la paz, el gozo y la esperanza que necesitamos, nuestra comunidad y nuestro mundo.

A lo largo de la Pascua, vamos dibujando el retrato de lo que estamos llamados a ser como comunidad creyente: Iglesia en salida, Iglesia servidora, Iglesia en comunión, Iglesia orante, Iglesia sufriente… pero siempre, Iglesia que ama porque es amada, viva porque está habitada por el Viviente. Demos hoy razón de nuestra esperanza, no con doctrinas o razonamientos, sino con la razón del corazón que sostiene, reconforta y acompaña. Él vive y toda muerte ha sido vencida: seguir caminando es acercarnos a la Vida, ¡sigamos, pues!

Hoy también celebramos la Pascua del enfermo, terminando junto al Resucitado la campaña de pastoral de la salud de este año. Acompañar en la soledad ha sido nuestro lema. ¡Y qué mejor compañía que la que Cristo mismo nos ofrece! Ahora que la enfermedad se ha instalado en nuestro mundo y que tocamos la soledad del confinamiento, dejémonos acompañar por Él para hacernos, con Él, compañeros de otras soledades.

Categor�a: Reflexión semanal | Vistas: 49 | Agregado por: unidadpastoralad | Valoraci�n: 0.0/0
Total de comentarios: 0
avatar