Inicio » 2023 » Marzo » 31

 

Por Octavio C. Velasco
Publicado originalmente en la revista CHRISTUS 2023
Fotografía de Alonso Barco

 

En todas las culturas, sociedades y civilizaciones, tanto en el ámbito individual como en el colectivo, ha estado presente la esperanza –y está-, como don o gracia, para la resistencia ante el mal existente en la vida de los hombres o para la lucha contra él. La esperanza ha sido -y es- el latir en los momentos de más fragor, interno o externo, y en el día a día. Sin ella no se comportan bien la congoja, la pena, el tormento, la aflicción moral… o mil males más -físicos, psíquicos, emocionales y sociales, entre otros- que hallamos en el camino. Sin ella, no se vive.

Ya Hefesto, entre los griegos, por amor a Pandora, la colocó en la caja, a escondidas, como aliento y bendición y, movidos por este don, los hombres decidieron seguir adelante a pesar de todas las desgracias. Ya no importaba tanto lo mucho que tuvieran que sufrir, la humanidad conservaría siempre la esperanza en una vida mejor, en la que no existiera el dolor ni la pena, la guerra, la enfermedad o la muerte.

Y ya los primeros cristianos creían que la Virgen María, en la gloria celeste, se preocupaba -y se preocupa, así lo creemos- de manera maternal de sus hijos. Por ello, en toda necesidad, en toda dificultad y cuando la Iglesia ha estado -o está- en peligro, pudieron -y podemos- invocarla como Madre de Esperanza.

María es una figura importante en la historia de la salvación. Con su ascensión a la gloria, que también esperamos alcanzar según las promesas de Nuestro Señor Jesucristo -decimos al final de la Salve-, no está fuera y ausente, sino presente en nuestro caminar diario, en nuestras vidas. Por su fíat es modelo para cada cual y es ejemplo de todo creyente: “He aquí la esclava del Señor: hágase en mí según tu palabra” (cf. Lc 1, 38). Nos propone oír la palabra de Dios, meditarla en el corazón (cf. Lc 2, 19) e intentar plasmarla en la vida y en las obras. A día de hoy, la sociedad propugna valores contrarios a la humildad y a la disponibilidad para cumplir la voluntad de Dios; sin embargo, los encontramos en María y son centrales en las enseñanzas de Cristo, quien fue humilde Él mismo (cf. Flp 2 ... Leer más »

Categoría: Reflexiones y entrevistas | Vistas: 364 | Agregado por: AdminUPCH | Fecha: 31-Mar-2023 | Comentarios (0)