Inicio » 2021 » Enero » 24 » 24 de enero. III Domingo del Tiempo Ordinario. Domingo dedicado a la Palabra de Dios
10:00 AM
24 de enero. III Domingo del Tiempo Ordinario. Domingo dedicado a la Palabra de Dios

¡Mantengan firme la Palabra de la Vida! (cf. Fil 2, 16)

 

Las lecturas de hoy son: Jonás 3, 1-5. 10; Primera carta del apóstol san Pablo a los Corintios. 7, 29-31; Evangelio según Marcos 1, 14-20;

 

“La relación entre el Resucitado, la comunidad de creyentes y la Sagrada Escritura es intensamente vital para nuestra identidad“. Si el Señor no nos introduce es imposible comprender en profundidad la Sagrada Escritura, pero lo contrario también es cierto: sin la Sagrada Escritura, los acontecimientos de la misión de Jesús y de su Iglesia en el mundo permanecen indescifrables. San Jerónimo escribió con verdad: “La ignorancia de las Escrituras es ignorancia de Cristo“ (In Is., Prólogo: PL 24,17). Tras la conclusión del ‘Jubileo extraordinario de la misericordia’, pedí que se pensara en “un domingo completamente dedicado a la Palabra de Dios“, para comprender la riqueza inagotable que proviene de ese diálogo constante de Dios con su pueblo” (Carta ap. “Misericordia et misera”, 7).

Dedicar concretamente un domingo del Año litúrgico a la Palabra de Dios nos permite, sobre todo, hacer que la Iglesia reviva el gesto del Resucitado que abre también para nosotros el tesoro de su Palabra para que podamos anunciar por todo el mundo esta riqueza inagotable. Actualmente se ha convertido en una práctica común vivir momentos en los que la comunidad cristiana se centra en el gran valor que la Palabra de Dios ocupa en su existencia cotidiana. En las diferentes Iglesias locales hay una gran cantidad de iniciativas que hacen cada vez más accesible la Sagrada Escritura a los creyentes, para que se sientan agradecidos por un don tan grande, con el compromiso de vivirlo cada día y la responsabilidad de testimoniarlo con coherencia. Es bueno que nunca falte en la vida de nuestro pueblo esta relación decisiva con la Palabra viva que el Señor nunca se cansa de dirigir a su Esposa, para que pueda crecer en el amor y en el testimonio de fe.

Así pues, “establezco que el III Domingo del Tiempo Ordinario esté dedicado a la celebración, reflexión y divulgación de la Palabra de Dios“. Este ‘Domingo de la Palabra de Dios’ se colocará en un momento oportuno de este periodo del año, en el que estamos invitados a fortalecer los lazos con los judíos y a rezar por la unidad de los cristianos. Celebrar el “Domingo de la Palabra de Dios” expresa un valor ecuménico, porque la Sagrada Escritura indica, a los que ponen en actitud de escucha, el camino a seguir para llegar a un auténtica y sólida unidad. Las comunidades encontrarán el modo de vivir este “Domingo” como un día solemne. En cualquier caso, será importante que en cada celebración eucarística se entronice el texto sagrado, a fin de hacer evidente a la asamblea el valor normativo que tiene la Palabra de Dios. En este domingo, de manera especial, será útil destacar su proclamación y adaptar la homilía para poner de relieve el aprecio que se hace a la Palabra del Señor. Que el domingo dedicado a la Palabra haga crecer en el pueblo de Dios la familiaridad religiosa y asidua con la Sagrada Escritura, como el autor sagrado lo enseñaba ya en tiempos antiguos: esta Palabra “está muy cerca de ti: en tu corazón y en tu boca, para que la cumplas” (Dt 30, 14). (30-9-2019. Inicio del 1600 aniversario de la muerte de san Jerónimo).

Papa Francisco

 

 

Categor�a: Reflexión semanal | Vistas: 56 | Agregado por: AdminUPCH | Valoraci�n: 0.0/0
Total de comentarios: 0
avatar