Inicio » Grupos de Biblia
Categoría: Grupos de Biblia | Vistas: 164 | Agregado por: unidadpastoralad | Fecha: 2018-05-13 | Comentarios (0)

Testimonio de Fátima Martín Sánchez, participante durante muchos años de los grupos de Biblia, y además de dos peregrinaciones organizadas por estos grupos.

Me siento privilegiada porque he tenido la oportunidad de realizar dos peregrinaciones con mi grupo de Biblia de la parroquia de La Purísima. Y aunque no soy partidaria de expresar mis sentimientos, no obstante, accedo a la petición que se me hace ante la insistencia y la importancia que supone comunicar mis vivencias para la persona que me lo pide.

Siempre tuve la ilusión de peregrinar a Tierra Santa y a Turquía. Sí, de peregrinar, de ponerme en camino hacia estos lugares santos pero no para quedarme en el plano del mero turista, ávido de conocer los testimonios de un pasado histórico marcado por la impronta del Islam, como ocurre en Turquía, sino para hacerlo imbuída del espíritu de una peregrinación cristiana. Es más fácil quedarse en el plano meramente material; sin embargo, yo quería transcender este nivel e ir al encuentro de Otro, es decir, encontrarme con Dios. Deseaba disponer de unos días para realizar un ejercicio de instrospección, romper con la rutina cotidiana, encontrarme conmigo misma para descubrir mis miserias y ver, de cara al futuro, qué posibilidades tenía de intensificar mi relación con el Señor.

Como los discípulos de Juan Bautista, deseaba ir a Tierra Santa “tras los pasos de Jesús”, recorrer los caminos polvorientos que Él pisó para saber más sobre el Señor, para comprender mejor el misterio de Dios que se hace presente en nuestra historia a través de Él y para amarle más y seguirle más de cerca.

Como los israelitas, quería subir al monte Sión y, haciéndome eco de las palabras de Isaías (2,1-3) anhelaba peregrinar al Templo de Jerusalén: llegará un día en que el monte del Señor, en Jerusalén, se convertirá en punto de encuentro no sólo de los israelitas, sino también de todos los pueblos de la tierra…. Hoy día, cristianos, musulmanes y judíos de todo el orbe siguen subiendo a Jerusalén, ciudad santa para las tres religiones en busca de una vivencia religiosa. En mi peregrinar a Jerusalén no buscaba ver piedras sino estar atenta a los caminos que pudiese enseñarme el Señor para seguir sus sendas.

Respecto a Turquía, detrás de unos monumentos derruídos en muchos casos, he tenido la oportunidad de descubrir un cristianismo anterior a la época islámica. He sentido una especial emoción al recorrer las distintas provincias que atravesó San Pablo y en las que mantuvo emotivos encuentros con las primeras comunidades cristianas, he refrescado los escritos del Apocalipsis que se dirigen a las siete iglesias situadas a lo largo de la gran arteria de comunicación que atraviesa la provincia de Asia

Me he preparado a fondo para entrar en Santa Sofía, donde he buscado un lugar recóndito para hacer oración y allí he saboreado mi conversación con Dios. Le he pedido generosidad para abrirme a las demás religiones, para ir al encuentro de los otros y para abrir vías de comunicación. He recorrido Estambul con verdadera unción, consciente de que, durante siglos había sido el centro de la Iglesia cristiana.

Con una mirada retrospectiva a mis estudios del bachillerato, he recordado los principales Concilios celebrados en las ciudades más célebres de la orilla oriental del mar Egeo.

He tenido la suerte de descubrir que detrás de unos signos reducidos a ruinas por el paso de culturas posteriores, se esconde la historia de nuestra fe cristiana.

A los que visiten estos lugares santos les deseo que descubran el tesoro de los orígenes de nuestra fe y que lo hagan con el espíritu de “una peregrinación que aporte nueva fe al corazón del creyente”, como dice Pierre Dubois.

No quiero terminar estas notas sin un emotivo recuerdo hacia los cristianos que viven en Turquía y en los países que carecen de libertad para profesar su fe. Me emocionó profundamente su autenticidad, su valor para vivirla en condiciones políticas adversas y observé cómo su espíritu rezuma Gozo y Esperanza. A todos los llevo en mi corazón. Guardo estas vivencias en mi alma como un tesoro que alientan mi fe.

Fátima Martín Sánchez

Categoría: Grupos de Biblia | Vistas: 259 | Agregado por: unidadpastoralad | Fecha: 2018-01-30 | Comentarios (0)

Testimonio de Pedro Hernández, participante de los grupos de Biblia desde hace 37 años.

Pertenezco a los grupos de Bíblicos de la Purísima desde su comienzo en 1.979, por lo tanto llevo en ellos 37 años. Recuerdo perfectamente aquel primer grupo de unas cuantas personas, ocho o nueve, reunidos en torno a José Manuel, nuestro párroco, que con mucho entusiasmo comenzó a desentrañar el lenguaje y la grandeza que encerraba la Biblia y así hasta hoy. Muchos detalles con el paso del tiempo se han olvidado, pero lo esencial que ha quedado, ha ido formando una parte importante de mi vida de fe, lo he ido añadiendo poco a poco a mis pequeños descubrimientos y aunque con frecuencia, me doy cuenta que a pesar de tantos años, aún no se nada sobre este sagrado libro, también es verdad que todos y cada uno de los miembros de los grupos, mantenemos un gran interés, por el descubrimiento, el conocimiento y acercamiento a Dios y sobre todo el seguimiento de su mensaje. Además en estos grupos, se ha ido desarrollando un gran sentido comunitario en los que se han ido afirmando poco a poco su compromiso con la parroquia y con la Iglesia en general. Estoy convencido de que ha habido un antes y un después en mi vida de fe, relacionado con mi pertenencia y fidelidad al grupo de Biblia. Hoy después de tanto tiempo, puedo decir que el estudio de la Biblia, me ha marcado muy favorablemente y no puedo menos de sentirme profundamente agradecido. Agradecido a Dios por la oportunidad que he podido disfrutar, también muy agradecido a la persona que ha hecho posible de una manera incansable y constante todo este recorrido. Gracias también por hacer posible que esta dedicación haya servido para que todos los que formamos los grupos, seamos mejores cristianos, mejores personas, y más felices por haber descubierto un poco más de cerca el Rostro de Dios y su Palabra. Gracias a todos mis compañeros por haber compartido conmigo y con mi esposa, tantas experiencias, tantos pasos, tantas oraciones, tantas risas… Gracias a todos por estar cerca en tantas circunstancias personales de todo tipo, donde siempre me he sentido acompañado y querido, del mismo modo que yo he hecho con ellos, pues existe entre todos un gran cariño y respeto sincero. También doy gracias de una manera especial, por la oportunidad derivada de nuestro estudio de la Biblia, por los viajes realizados en grupo a Tierra Santa, y más tarde siguiendo la ruta de San Pablo a Turquía, Grecia y Roma, experiencias todas ellas inolvidables por su riqueza espiritual, cultural y comunitaria. Termino con unas palabras de San Pablo a los Tesalonicenses: “Así pues hermanos permaneced firmes y guardad cuidadosamente todo lo que habéis recibido”. Pedro Hernández

Categoría: Grupos de Biblia | Vistas: 211 | Agregado por: unidadpastoralad | Fecha: 2018-01-14 | Comentarios (0)