Inicio » Nuestra diócesis

Publicado originalmente en salamancartvaldia.es por Juan Antonio Mateos

¡Ha fallecido Fructuoso Mangas!

La vida se hace real y se desvela de su niebla cuando se hace presente la muerte, en estos casos solo queda orar en el silencio. Fructuoso ha sido como un padre para mí para muchos, no solo en la fe, también en muchas cosas de la vida y de la existencia. Un espejo donde mirar y una vida a la que seguir. Si no tenemos amor, es que todavía no hemos nacido; sin amor, no sabemos que nos morimos. El amó mucho y estaba preparado para ir al Padre. No nos ha dejado, aunque no lo veamos, vive. Dejamos su cuerpo terreno en el dormitorio del sepulcro, pero nuestros muertos viven. Vive en la plenitud de Dios, que lo llena todo. No podemos disfrutar de su presencia física, pero al vivir en Dios, ha penetrado de forma más real en nuestra existencia. Ahora nos ama más que nunca, ya que nos ama desde el corazón de Dios.

Transfigúrame.
Señor, transfigúrame.
Traspáseme tu rayo rosa y blanco.
Quiero ser tu vidriera,
tu alta vidriera azul, morada y amarilla
en tu más alta catedral.
Quiero ser mi figura, sí, mi historia,
pero de Ti en tu gloria traspasado.
Quiero poder mirarte sin cegarme,
convertirme en tu luz, tu fuego altísimo
que arde de Ti y no quema ni consume.
(Gerardo Diego)

Hoy para mí, el sonido del silencio es la melodía del dolor y de la paz. La muerte nos coloca ante el misterio de la vida, es una realidad coexistente a nuestro ser, nada más nacer tenemos fecha de caducidad. Si el dolor es parte de la muerte, también lo es la esperanza, como el amor, son las tres heridas de la existencia. Desde la fe en el resucitado, el creyente proclama no su propia esperanza en la vida, sino los anhelos más profundos de la humanidad ante un hecho misterioso e inefable. Esa esperanza es esperar lo imposible, contra toda esperanza, esperar a pesar de todo, que nos recuerda nuestra fragilidad y pequeñez en ese orden. Esta esperanza, no sólo tiene una dimensión temporal y futura, es una esperanza hacia el otro y al Otro.

En esto, Fructuoso era un maestro, en la pastoral, en la palabra, en la oración, no solo él abría su esperanza hacia el Padre, llevaba a otros hacia el amor de Dios. Pero no dejaba de mano la Caridad, durante muchos años ha realizado una labor importante en Manos Unidas de Salamanca. Apertura y desvelamiento de Dios, y apertura al hermano y sobre todo a los que más sufren o han sufrido. Desde aquí, se pone en marcha el dinamismo de la esperanza, que es fe y caridad. La esperanza impulsada por el amor y la caridad, a pesar del dolor y del mal, asume y transciende la historia, el tiempo y la muerte.

Ante el dolor no me salen las palabras, y lo primero que fluyen son los sentimientos. Haciendo memoria, son muchas las experiencias vividas y compartidas con Fructuoso, desde los campamentos de jóvenes, catequesis, celebraciones, grupos de matrimonios, Manos Unidas. Todos estos sentimientos fluyen en el corazón en todas las direcciones y es difícil detenerlos para hacer memoria. Es algo así como una diferencia emocional y existencial, recuerdo aquellas palabras de Pablo, todo esto estará claro el día en que Dios, por medio de Jesucristo, juzgará lo que está oculto en la vida de los hombres. Estoy dando muchos rodeos, para expresar un profundo cariño acumulado durante muchos años, un afecto que nos hace ir hacia los otros y Él. Un cariño a veces a empujones, otras como un susurro paciente, tomando las palabras de Pedro Casaldáliga que nuestra memoria bien vivida es nuestra esperanza bien cimentada.

El amor despierta la mente dando más claridad al pensamiento. Creer el resucitado es esperar en las horas alegres y en las horas amargas, en las huellas que nos han dejado las personas. La muerte es una puerta que nos abre a esa realidad indecible, donde no hay lágrimas ni dolor, donde todas las piezas encajan y cobra sentido verdadero toda nuestra existencia. El resucitado nos pone ante la imagen del Dios de la esperanza, un Dios que está al comienzo y al final, un Dios que es el futuro último del hombre y del mundo.

Existo en la plegaria,
En la fiel melodía de la súplica;
Existo en el dolor y en el anhelo,
En la fraternidad,
En la alegría de habitar el mundo;
Existo en la canción y en el silencio,
En la palabra, que me da expresión,
En la luz y en la noche,
En el alba que trae la claridad;
Existo con los otros,
En la memoria y en el corazón
de todas las personas que me quieren
Y a las que correspondo con mi vida
Que se hace pan por repartirse a todos;
Existo en la oración y nada pido
sino ser, respirar, estar con todos
Y poder pronunciar intensamente
las sílabas gozosas
del amor
(José Luis Puerto)

¡Nos vemos con los ojos del corazón, amigo!
Seguro que será en una nueva Pascua
Reza y cuida de todos nosotros.

Nació en el municipio de Yecla de Yeltes, un 19 de diciembre de 1937 y, allí será en la en Parroquia de San Sebastián de Yecla de Yeltes, en la comarca de Vitigudino, entre petrogrifos y estelas del milenario castro vetónico y su querida Virgen del Castillo, ¡Cuánta historia!. Supongo que Fructuoso realiza sus primeros estudios en la escuela del pueblo, entre los dictados del maestro y las lecturas de la cartilla o de la enciclopedia escolar.

Después de sus primeros estudios, acudirá al Seminario, el menor estaba en Calatrava y el mayor debajo de las Torres de la Clerecía. Allí estudiarán, teología compartiendo espacio, en la recién restaurada Universidad Pontificia (1940), y también filosofía, facultad que se crea en el año 1945, al igual que estudios en lenguas clásicas (se crea la facultad en 1949). La teología que se estudiaba antes del Concilio estaba orientada esencialmente a la educación sacerdotal y al futuro ministerio apostólico, lo esencial no era tanto el saber teológico, sino la formación espiritual y la orientación pastoral.

Su ordenación sacerdotal se producirá en la Catedral de Salamanca el 14 de abril del año 1963, ese día era domingo de Resurrección. Fructuoso tendrá como primer destino la Parroquia de San Pablo en Salamanca, en pleno Concilio Vaticano II, necesario para los desafíos de la Iglesia desde la cultura moderna. Esta novedad del Concilio, seguro que la vivió de primera mano con el nuevo obispo de Salamanca don Mauro Rubio Repullés, que le acompañará como Pastor, padre y amigo.

No debieron de ser años fáciles, dedicados no solo a la labor parroquial, también al estudio y actualización profunda y la recepción de obras de los grandes teólogos, antes no muy bien vistos. Se comienza en esos años a leer las obras de Teihard de Chardin, a filosófos como Bloch, Horkheimer, a protestantes como Bonhoeffer, Cullmann, Tillich o Bultmann, serán después los nombres de H. Küng o Baltasar las lecturas de cabecera, sin olvidar a Rahner o el clásico Romano Guardini.

Fructuoso, realizará su tesis doctorará sobre filosofía de la religión en Ciencia y Cristo del Padre Teilhard de Chardin, dirigida por Juan de Sahagún Lucas, profesor en esos momentos en la Pontificia. En el año 1973, llegará a la Parroquia de la Purísima desde San Pablo, donde ha realizado su labor pastoral durante más de cuarenta años. No solo será la labor pastoral su objetivo, sino la atención a las personas más pobre de la Parroquia, sobre todo el Barrio de San Vicente y el llamado “Barrio Chino”, también en Operación Vivienda y en Manos Unidas. Era consiliario de Manos Unidas y miembro de la Comunidad Abba de Fe y Luz, participando de manera activa en la Semana Santa Salmantina.

Categoría: Nuestra diócesis | Vistas: 115 | Agregado por: AdminUPCH | Fecha: 2020-03-30 | Comentarios (0)

 

Todos los años se celebra en la Plaza Mayor de Salamanca el tradicional abrazo solidario de Manos Unidas. La fecha programada para este año fue ayer, sábado 21 de marzo. Pero el abrazo no pudo celebrarse debido a la cuarentena.

La solidaridad no conoce límites, y el abrazo a la plaza se traslado a las redes, celebrándose así el Primer Abrazo Virtual a la Plaza Mayor. La iniciativa consistió en compartir en las redes sociales una foto con el hashtag #abrazoplazamayor. Los participantes aparecían en las fotos vestidos con un chaleco reflectante, simbolizando a todos los que trabajan por los demás, y con una mascarilla para recordar a todos los sanitarios que nos están atendiendo estos días.

¡Gracias a todos por sumarse a este gesto solidario virtual!

Categoría: Nuestra diócesis | Vistas: 123 | Agregado por: AdminUPCH | Fecha: 2020-03-22 | Comentarios (0)

Ya es tradición en nuestra diócesis comenzar el nuevo curso con la llamada Semana de Pastoral. Este año inauguramos la Semana con una celebración muy especial. Nuestra diócesis acoge la Cruz de Lampedusa, una cruz hecha con tablas de pateras que naufragaron en el Mediterráneo. Bendecida por el Papa, esta cruz recorre ahora el mundo. Hasta los finales de este mes, la cruz permanecerá en nuestra diócesis.

La celebración de la acogida de la Cruz tuvo lugar en la iglesia de la Purísima el pasado lunes 16 de septiembre. Queremos compartir aquí una de las reflexiones que formaron parte de esta celebración.


Leemos en el capítulo 2 del evangelio de Mateo: "El ángel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo: "Levántate, toma contigo al niño y a su madre y huye a Egipto; allí estarás hasta que te avise". Sea este un relato histórico o sólo un relato teológico del evangelista, lo que nos importa aquí es considerar que Jesús, desde que nace, es identificado con la historia del Israel como peregrino, como emigrante y como refugiado. Más tarde, Jesús sabrá lo que supone andar buscando trabajo de un sitio a otro.

Un extranjero será quien lleve la cruz de Jesús: "Al salir encontraron a un hombre de Cirene que se llamaba Simón y lo forzaron a llevar la cruz de Jesús". Esta figura de Simón de Cirene contrasta con la del otro Simón, Simón Pedro: mientras Pedro ha renegado de Jesús, aparece aquí la figura de un extranjero, que llevará su cruz hasta el Gólgota.

Será también otro extranjero, el capitán de los soldados que crucifican a Jesús, quien sabrá reconocer lo que los dirigentes judíos negaban: "Verdaderamente este hombre era hijo de Dios". Sólo un pagano reacciona positivamente ante esta muerte, reconociendo en Jesús al mismo Dios.

Por último, Jesús va a experimentar en la cruz la más dura soledad y gritará: "¡Dios mío, Dios mío! ¿por qué me has abandonado?". De esta trágica manera, Jesús se hace solidario con tantas soledades y abandonos como han de padecer tantas personas injusticiadas. Sabemos que muchos inmigrantes (perdidos y ahogados en el mar, o perdidos en medio de una sociedad hostil o indiferente) tienen la experiencia de sentirse solos, abandonados de todos y hasta incluso pueden llegar a dudar de si Dios no les habrá abandonado también ante tanta dureza como tienen que soportar.

Fijémonos ahora en las manos y en los pies de Jesús, clavados… En sus llagas, en las huellas de sufrimiento y de dolor… Esas manos clavadas… ¿no se parecen acaso a esas manos que empuñan los remos de una patera? Manos y brazos que reman con todas sus fuerzas, hasta el agotamiento. Esas manos clavadas… ¿acaso no son las manos del compañero de patera que se agarran firmemente a las manos del que ha caído al mar intentado evitar lo que muchas veces es… inevitable? Manos que despiden… incapaces de rescatar al otro porque no les quedan ya más fuerzas. Esas manos clavadas… ¿no son las manos que trepan por las vallas, en las fronteras de Ceuta y de Melilla? Manos que, una vez llegadas a lo alto, se encuentran con esos malditos pinchos, concertinas asesinas, infames clavos del siglo XXI, que están esperando como esperaron los clavos a las manos de nuestro Señor para taladrarlas y asirlas al madero…

Y esos pies clavados… ¿no son también los pies, descalzos en la mayoría de los casos, de aquellos que tras conseguir desembarcar corren hasta la extenuación y hacia ningún lugar para terminar -en el mejor de los casos y si hay suerte- en una playa en… Algeciras… por ejemplo? Señor Jesús en esta noche de vigilia Te pedimos que nos ilumines, que nos des tu luz para poder hacernos las preguntas necesarias, preguntas valientes, preguntas precisas.

Porque… la pregunta no es por qué llegan tantos inmigrantes a nuestras costas, sino por qué abandonan sus casas, su tierra, su gente… Porque… la pregunta no es dónde desembarcan tantas pateras, sino de dónde vienen… Porque… la pregunta no es qué vienen buscando, sino qué es lo que no encontraron para tener que dejar todo, o mejor dicho, lo poco que tenían… Porque… la pregunta no es cuántos son, sino quiénes son…

Tantas preguntas, Señor… ¡tantas preguntas! Tú, desde la cruz, también hiciste una última pregunta: "¡Dios mío, Dios mío! ¿por qué me has abandonado?" Y tú, Señor… tú hoy, desde la Cruz, mirándonos, nos haces otra pregunta que no puede dejarnos indiferentes y ante la que no podemos escondernos ni mirar para otro lado… Como hombres, como cristianos y como sociedad estamos obligados a darte una respuesta cuando Tú nos preguntas… "¿Qué has hecho con tu hermano?".

Equipo de “Noches de Pan y Luz” Unidad Pastoral Centro Histórico

Categoría: Nuestra diócesis | Vistas: 215 | Agregado por: AdminUPCH | Fecha: 2019-09-17 | Comentarios (0)


Más información en la web de nuestra Diócesis

Categoría:
Nuestra diócesis | Vistas: 279 | Agregado por: AdminUPCH | Fecha: 2019-01-14 | Comentarios (0)

Categoría: Nuestra diócesis | Vistas: 284 | Agregado por: AdminUPCH | Fecha: 2018-11-12 | Comentarios (0)

Ante las acusaciones falsas a nuestro Obispo ofrecemos este fin de semana una publicación especial preparada por nuestros párrocos Policarpo Díaz y Antonio Matilla. El tradicional guion de misa que repartimos en nuestras iglesias contiene esta vez una recopilación de material que consideramos importante hacer llegar a toda la comunidad. Reproducimos aquí un fragmento de la publicación. Puede descargar el cuadernillo entero en formato PDF.

Quizá pocos domingos pueda regalarnos el Señor una Palabra más adecuada como “anillo al dedo” que la que hoy recibimos, después de una semana tan “dura” y tan ajetreada en lo tocante a acusaciones falsas, calumnias, insultos, manipulaciones… que todos hemos recibido en la cara de nuestro Obispo Don Carlos.

Tras lo vivido, el Señor nos invita al amor, al perdón, a la misericordia… Esta Palabra toca lo más profundo del corazón del creyente y reclama una adhesión total con Aquel que nos la ofrece.

La fuerza de este mandato fundamental y fundante en la vida de todo creyente nos interpela hoy a cada uno de nosotros: ¿Está mi corazón en Dios? ¿Está todo mi ser (afecto, inteligencia, voluntad) centrado en Él y en su proyecto de amor y unidad, de justicia y paz, de libertad y dignidad, para toda la familia humana?

Diversas crisis sacuden en nuestros días la vida social (¿les suena un tal Villarejo que anda sacando a la luz lo vivido en las cloacas con gentes de la vida pública?) y también la vida de la Iglesia. Lo cual hace más fuerte y apremiante la llamada a acoger con corazón sincero y voluntad firme el mandamiento principal de la Ley. Se trata de volver al Señor y vivir la radicalidad del amor. Y más que atentos a estos “chismes” de por aquí, deberíamos estar, por ejemplo, a esa enorme columna humana que trata de entrar en EEUU, buscando una vida más digna que la muerte y la miseria que encuentran en sus países.

Descargar el cuadernillo para continuar leyendo

Categoría: Nuestra diócesis | Vistas: 776 | Agregado por: AdminUPCH | Fecha: 2018-11-03 | Comentarios (1)

La Catedral Nueva de Salamanca ha acogido esta tarde el acto de inauguración de la exposición Contrapunto 2.0, una muestra conmemorativa de los 25 años de la mítica edición de Las Edades de 1993 en Salamanca ‘El contrapunto y su morada’. Además la Fundación Las Edades del Hombre celebra este año también el 30º aniversario del nacimiento de su proyecto (Valladolid, 1988), para revivir estas dos conmemoraciones y sumarse además al VIII Centenario de la Universidad de Salamanca ha presentado esta pequeña muestra ‘Contrapunto 2.0’ que vamos a poder disfrutar hasta el 24 de febrero de 2019.

Compartimos este artículo escrito por nuestro párroco D. Anotnio Matilla con motivo de la inauguración de la muestra.

Foto: MC Diócesis de Salamanca

Categoría: Nuestra diócesis | Vistas: 311 | Agregado por: AdminUPCH | Fecha: 2018-10-25 | Comentarios (0)

Durante esta semana 17-23 de septiembre está teniendo lugar en nuestra diócesis la tradicional Semana de Pastoral. Uno de los temas centrales de esta XI edición ha sido el Acompañamiento Espiritual. El pasado jueves, día 20, se ofrecieron varios talleres simultáneos relacionados con el tema. Nuestro párroco, D. Policarpo Díaz, trabajó con los participantes de su taller la música como un recurso para el acompañamiento. Canciones para acompañar procesos fue el título del taller.

Agradecemos a todos los participantes que acudieron al taller y a D.Policarpo por su trabajo y dedicación.

Categoría: Nuestra diócesis | Vistas: 314 | Agregado por: AdminUPCH | Fecha: 2018-09-22 | Comentarios (0)

Durante la semana 17-23 de septiembre en nuestra diócesis tendrá lugar la tradicional Semana de Pastoral. El nuevo curso se inaugura con una serie de talleres, conferencias y actividades. Estamos invitados a participar.

Nuestro párroco D.Policarpo Díaz intervendrá, junto a Sonia González (ssj) y Leonildo Sierra en la mesa de escucha y diálogo sobre La relación Iglesia jóvenes: ¿una relación posible o imposible? el día 18 de septiembre a las 19:00 horas en el aula Virgen Vega.

Además, D. Policarpo ofrecerá, dentro de esta Semana de Pastoral, un taller titulado "Canciones y poesías que ayudan a trabajar dimensiones de la persona en nuestro tiempo". El taller tendrá lugar el día 20 de septiembre a las 17:00 h, y para participar es necesario inscribirse antes del día 17 de septiembre.

La programación completa se puede descargar aquí. Para más información consulte la página web de la diócesis.

Categoría: Nuestra diócesis | Vistas: 330 | Agregado por: AdminUPCH | Fecha: 2018-09-03 | Comentarios (0)