Bienvenido a la web de la Unidad Pastoral del Centro Histórico de Salamanca


Somos la unidad de las parroquias San Martín - San Julián, La Purísima y San Sebastián.


Domingo de la sexta semana de Tiempo Ordinario.
Reflexión de María José Mariño. Carmelita misionera. Consejo de Pastoral de la Unidad. Pastoral de la Salud.

Hoy vivimos en una especie de mercado global donde abundan programas “de la felicidad”, desde unos sobre fitness hasta otros electorales para conseguir un país de las maravillas. La propuesta de Jesús que nos llega a través de las bienaventuranzas parece hecha para que no la acepte ningún experto en marketing: ¿felices los pobres? ¿Felices los que lloran? Pero ¿quién puede aceptar esta propuesta? Estas paradojas comienzan a disolverse cuando miramos al mismo Jesús. Él fue, sin duda, el pobre entre los pobres que renunció a su condición divina para ser uno de tantos, más aun, el servidor de todos y en especial de los últimos. Él supo de dolor, el propio y el de los otros que no dudó en abrazar. Conoció y padeció la injusticia, el odio de los seres humanos hasta la cruz. Pero a través de esta existencia, fracasada a los ojos del mundo, se hizo presente en nuestra tierra el reinado de Dios como realidad y promesa que desafía a la muerte con la fuerza de su amor resucitador. Jesús es el bienaventurado por excelencia, el Hombre feliz, buena noticia personificada porque en Él reina Dios mismo con toda su plenitud. Entonces acontece el milagro de la Vida –y la vida es alegría- transformada en entrega, justicia, solidaridad… a través de nuestra débil carne. ¿Estamos dispuestos a compartir sus preferencias, su misión, su vida? Dichosos nosotros porque en nosotros Él tendrá la última palabra y hoy mostrará ya su fuerza salvadora, su reinado, en nuestra historia.

Categoría: Reflexión semanal | Vistas: 118 | Agregado por: unidadpastoralad | Fecha: 2019-02-17 | Comentarios (0)

"Lo mismo que el cuerpo es uno y tiene muchos miembros, y todos los miembros del cuerpo, a pesar de ser muchos, son un solo cuerpo, así es también Cristo", nos decía San Pablo el domingo pasado. Así es también la Iglesia, así somos nosotros. Todos diferentes y cada uno con su don especial.

Hoy queremos compartir el trabajo de Sol Villanueva Pérez, alumna de la facultad de Comunicación Audiovisual de la Universidad Pontificia, que quiere poner su don al servicio del Reino. "Como creyente, me veo en la obligación de difundir el mensaje de Dios y de la Iglesia, creo que mediante el fotoperiodismo se puede mostrar de forma realista y veraz todo su trabajo y el bien que hace.", comenta Sol en la descripción de su ensayo fotográfico titulado Un día entre católicos.

"En pleno siglo XXI, cualquier tipo de creencia es cuestionada por la Sociedad y la Iglesia Católica es de las que más sufre esta persecución. Parece que las personas se olvidan de la labor social de la Iglesia o de cómo mantiene el patrimonio cultural del país, por no hablar de su trabajo en la educación.

Por todo ello, he creído necesario reivindicar todas las buenas obras del Catolicismo. Por eso he realizado este ensayo, en el que muestro el día a día de la comunidad católica, ejemplificado en la Unidad Pastoral Centro Histórico de Salamanca. Para ello, he fotografiado durante varios días las celebraciones de este grupo de cristianos, aprovechando las fechas navideñas que son tan importantes en la Iglesia."

El protagonista de este ensayo fotográfico ha sido Poli, nuestro párroco. Compartimos aquí algunas de las fotografías que Sol nos envía.

Aprovechando la ocasión, desde aquí felicitamos a Poli por su cumpleaños y por el aniversario de su ordenación sacerdotal. Este miércoles, día 6 de febrero, en la misa de las 19:00 de la Purísima, daremos juntos gracias a Dios por el ministerio de Poli y de otros dos sacerdotes que se ordenaron el mismo día.

Vistas: 180 | Agregado por: unidadpastoralad | Fecha: 2019-02-04 | Comentarios (1)

Nuestro amigo y colaborador Octavio C. Velasco nos comparte hoy este poema, dedicado a todos los sacerdotes de la diócesis. "Especialmente para los más mayores de la residencia de la Casa de la Iglesia con quienes, a veces, compartimos la Eucaristía de los domingos. ¡Muchas gracias, por tanto!"

Con sus estolitas puestas
levantaron las manos, en un
aleteo de mariposas indecisas,
para la Consagración.

Como lo hicieron toda la vida,
en un gesto antiguo y nuevo.
Vivo.
Hoy también, después de
tantos años.

Despiertos, vigilantes,
comprometidos con los demás,
testigos en el Día de la Diócesis.

Abrieron su trémula boca para
comer y beber con el Esposo, en
su banquete de bodas.

Seguros de la llegada de la
gloria de Nuestro Señor a sus
vidas y a las nuestras.
Ciertos.

Con sus estolitas puestas...

Octavio C. Velasco.

Vistas: 102 | Agregado por: unidadpastoralad | Fecha: 2019-01-20 | Comentarios (0)

Cada año los cristianos de todo el mundo se unen en oración para crecer en la unidad. Hacemos esto en un mundo en el que la corrupción, la codicia y la injusticia crean desigualdad y división. Oramos juntos en un mundo dividido: esto es algo poderoso. Sin embargo, como cristianos y comunidades muchas veces somos cómplices de la injusticia, aunque también estamos llamados a dar un testimonio común a favor de la justicia y ser instrumentos de la gracia sanadora de Cristo para un mundo quebrantado.

La Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos 2019 ha sido preparada por cristianos de Indonesia. Con una población de 265 millones, de la cual el 86 % se considera musulmana, Indonesia es bien conocido como el país con mayor población musulmana del mundo. Sin embargo, un 10 % de los habitantes de Indonesia son cristianos de distintas tradiciones. En términos tanto de población como de su vasta extensión territorial, Indonesia es el país más grande del Sudeste Asiático. Tiene más de 17.000 islas, 1340 grupos étnicos diferentes y más de 740 lenguas locales y, sin embargo, está unido en su pluralidad por una lengua nacional, el indonesio (Bahasa Indonesia). La nación se funda en cinco principios, llamados Pancasila1 , con el lema Bhineka Tunggal Ika (unidad en la diversidad). A través de la diversidad de grupos étnicos, lenguas y religiones, los indonesios han vivido de acuerdo con el principio de gotong royong, que es vivir en solidaridad y colaboración. Esto significa compartir en todos los ámbitos de la vida, el trabajo, el duelo y las fiestas, y considerar a todos los indonesios como hermanos y hermanas.

Puedes continuar leyendo, descargándote el PDF de la página web de la Conferencia Episcopal Española. Pincha aquí.

Categoría: Iglesia en el mundo | Vistas: 81 | Agregado por: unidadpastoralad | Fecha: 2019-01-15 | Comentarios (0)

« 1 2 3 4 5 6 ... 27 28 »